Qué son las parafilias sexuales y cuándo pedir ayuda

¿Qué son las parafilias?

Las parafilias se caracterizan por la presencia de fantasías sexuales repetidas e intensas de carácter excitante, impulsos o comportamientos sexuales hacia:

  • Objetos o animales
  • Niños o personas no consentidas
  • Sufrimiento o humillación de uno mismo o de su pareja

La persona experimenta un cierto nivel de gratificación sexual ante estos estímulos que se consideran inusuales, convirtiéndose así en el principal foco de placer sexual.

Así, para que una conducta sexual se considere una parafilia, debe prolongarse en el tiempo y ser resistente e intensa en todas las situaciones, es decir, la conducta sexual debe repetirse durante al menos unos 6 meses.

Las parafilias son más frecuentes en los hombres que en las mujeres. Además, a veces suelen tener más de un tipo de parafilia. Muchas personas con parafilias pueden tener un trastorno de la personalidad (los más comunes son el trastorno narcisista y el trastorno antisocial).

El principal problema de la mayoría de las parafilias es que no siempre están sujetas a la voluntad de la persona, ya que esta es incapaz de controlar su impulso sexual, lo que le genera un gran malestar.

Además, algunas parafilias son ilegales e infringen la ley, lo que conlleva una multa, la detención por la policía o incluso la condena y el registro como delincuente sexual. Las parafilias más comunes con estas repercusiones son la pedofilia y el exhibicionismo.

¿Las parafilias son preferencias sexuales o una patología?

En muchos casos, las parafilias son estímulos sexuales y los individuos pueden tener intereses parafílicos sin cumplir los criterios de un trastorno parafílico; en estos casos, las parafilias no interfieren negativamente en la vida o el funcionamiento de la persona.

Sin embargo, cuando la parafilia interfiere en la vida y el funcionamiento diarios de la persona, puede convertirse en un trastorno parafílico.

Los trastornos parafílicos son parafilias que causan angustia o problemas de funcionamiento a la persona implicada o que perjudican a otra persona. La angustia puede ser el resultado de las reacciones de la gente a su comportamiento o de la culpa por hacer algo que es socialmente inaceptable.

Las personas con trastorno parafílico pueden tener una capacidad alterada para sentir afecto y, a menudo, perjudicar las relaciones sexuales en la pareja. En otras palabras, la pareja de una persona con trastorno parafílico puede llegar a sentirse como un objeto o infravalorado, lo que afecta a su autoestima.

Las parafilias más comunes son:

  • Exhibicionismo: exponer los genitales a un desconocido.
  • Fetichismo: uso de objetos no animados para lograr la excitación sexual.
  • Frotteurismo: El acto de tocar y frotar a una persona contra su voluntad.
  • Masoquismo sexual: someterse voluntariamente a humillaciones y abusos sexuales.
  • Pedofilia: Participación en actividades sexuales con niños pre púberes.
  • Sadismo sexual: Realización de actos sexuales abusivos o humillantes sobre otra persona.
  • Travestismo: vestirse con ropa del otro sexo.
  • Voyeurismo: Observación oculta de personas en actividades íntimas.
  • Zoofilia: Excitación por actuar como un animal (ladrar, llevar correa).
  • Cleptofilia: Excitación sexual para robar

¿Existe tratamiento para las parafilias?

Existe un tratamiento psicológico y psicofarmacológico. Lo más habitual es empezar con la psicoterapia y, a veces, los grupos de apoyo también son útiles.

Cuando se diagnostica un trastorno parafílico y además se considera una parafilia ilegal, se aplica directamente el tratamiento farmacológico.

En Psicología Gandía contamos con profesionales en el tratamiento de parafilias. No dude en ponerse en contacto con nosotros si se siente identificado o si un miembro de su familia o un conocido se enfrenta a este problema.

Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.